Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Bardenas-Reales-Furgoneta-Furgoneteo.comA principios de verano recorrimos las Bardenas Reales en nuestra furgoneta Stitch después de explorar y pasar la noche en Arguedas, como ya os contamos en la primera parte de esta escapada.

Las Bardenas son ni mas ni menos que 42.000 hectáreas de semidesierto  que impactan al visitante, sobre todo si vienen de un lugar verde y montañoso como Euskadi. Se encuentran en el sudeste de Navarra, lindando con Aragón y la mejor manera de acceder es entrando por Arguedas, que por algo lo llaman «La puerta de las Bardenas»!

Bardenas-Reales-Furgoneta-Furgoneteo.com

La erosión de la arenisca y arcilla a lo largo de miles de años por parte de las lluvias torrenciales ha ido esculpiendo formas increíbles y dejando a la vista rocas enormes que parecen desafiar la gravedad. Todo ello forma unos paisajes que parecen de otro planeta.

Tanto es así que este paraje ya ha sido escenario de varias películas y videoclips como «El mundo nunca es suficiente» (James Bond), » Airbag«, «Acción Mutante» y en estos días está siendo escenario de una de las series más exitosas de los últimos tiempos, «Juego de Tronos«.

Esta serie, que cuenta con un Globo de Oro y 15 premios Emmy va a rodar algunas escenas (presumiblemente, escenas con el personaje de Danaerys Targarien y el pueblo dothraki) en este impresionante paraje. En concreto desde el 22 al 25 de Septiembre habrá muchas zonas cerradas al tránsito. Podéis consultar el mapa de esas zonas aquí.

Nosotros no fuimos volando en dragón como Danaerys; ni siquiera cabalgando como los dothraki, pero salimos desde Arguedas en nuestra T4 California Coach con muchas ganas de conocer y bastante expectación ya que aunque Ger ya vivió en el desierto de la Guajira (Colombia) algunos años de su infancia, Ceci nunca había estado antes en un semidesierto.

En seguida llegamos al «Centro de Información de las Bardenas Reales de Navarra»  donde nos explicaron las diferentes rutas y zonas que forman el parque así como los caminos en los que está permitido circular con vehículo y los que no. Ya que hay caminos destinados exclusivamente al uso militar del cuartel que se encuentra dentro de las Bardenas Reales.

También nos advirtieron que algunos caminos podían estar en mal estado por las lluvias de la noche anterior. Y nos recordaron que en caso de quedar atascados en el lodo y no poder salir, ellos no cubren los gastos del «rescate».

Las Bardenas Reales se dividen en tres zonas: El Plano, tierra de cultivo con elevaciones más suaves; la Bardena Blanca, formada por La Blanca Alta y La Blanca Baja la más fotografiada y visitada donde se encuentran las principales formaciones Castildetierra y Pisquerra. Es una zona definida por cabezos erosionados, barrancos secos y aspecto estepario. Aquí es donde se encuentra el Polígono de Tiro del cuartel militar que explica el vuelo de aviones militares. Y finalmente la Bardena Negra, con La Plana de la Negra, donde el terreno se oscurece dando paso a los únicos bosques de la zona de pino y matorral.

El día de nuestra visita a las Bardenas Reales en furgoneta, la Bardena Negra y algunas partes del camino de La Blanca Alta estaban embarrados y nos recomendaron no circular por allí. Aunque quizás con un 4×4 sí nos habríamos atrevido. Así que nos dirigimos hacia La Bardena Blanca por el camino que rodea el polígono de tiro, que tiene unos 22 km, y nos encontramos con un mirador de maravillosas vistas. Solo era el aperitivo de todo lo que venía después!

A partir de aquí solo seguimos el camino de tierra para vehículos mientras parábamos a hacer fotos de vez en cuando, hasta llegar al cuartel militar donde hay que elegir ir a la derecha o izquierda para hacer el recorrido circular en nuestra furgoneta.

Nosotros elegimos ir por la izquierda porque teníamos muchas ganas de ver el famoso cabezo de Castildetierra. Según íbamos avanzando la tierra era cada vez más seca y de color más claro. Paramos en un primer cabezo y subimos a pie siguiendo el camino. Después vimos unas escaleras que llevaban a un segundo cabezo con unas vistas aun mas espectaculares.

Las escaleras en algunos tramos están empezando a erosionarse también y ahí se puede ver claramente que es un paisaje en constante cambio! Pero no os preocupéis es muy fácil subir y bajar pasando por el lado de las escaleras rotas, como se puede ver en la última foto de la galería a continuación. (Os recordamos que cada foto se puede ampliar haciendo click en ella)

Llegados a este punto, nuestra única recomendación es que simplemente os dejéis llevar y exploréis la zona siempre respetando la flora y fauna, intentando dejar todo como lo encontremos.

 

Las texturas y colores de la arenisca son increíbles y estamos seguros de que Miga y Conga disfrutaron tanto o más que nosotros trepando y olisqueando todos estos sitios nuevos.

Después de esta exploración nos acercamos a la siguiente parada: el mítico cabezo de Castildetierra! Tiene un aspecto imponente y frágil al mismo tiempo; y además está al borde de un barranco que no suele verse en las típicas instantáneas del sitio y que es bastante espectacular también.

En la última foto de la galería podéis ver parte de la explicación que se encuentra allí mismo, al pie del cabezo. Como está en una situación tan frágil hay barreras de madera que nos impiden acercarnos para no acelerar la erosión.

Continuamos nuestro camino rodeando La Blanca Baja e incluso nos aventuramos en dirección a La Blanca Alta y El Plano. No os podéis imaginar lo felices que fueron las perritas al poder ir con Ceci en la parte delantera de la furgo con las ventanillas abiertas! Bueno, os lo podéis imaginar viendo la cara de felicidad extrema de Miga en la foto de la galería a continuación. Al ir a unos 10 o 20 km/h  y prácticamente solos por el camino de gravilla, no es necesario atarlas.

Paramos a comer por el camino y disfrutamos de un arroz con verduras recién hecho con unas vistas privilegiadas. Pero al continuar el camino vimos que los charcos cada vez eran más anchos y profundos y decidimos no arriesgar y dar la vuelta. Así tenemos una excusa para volver!

Las texturas en el suelo que encontrábamos eran como de otro planeta, en especial una zona que parecía el nacimiento de nuevos cabezos, o cómo fue probablemente el aspecto de toda la zona hace miles y miles de años. Con surcos enormes hacia el suelo creados por la lluvia, y alguna que otra madriguera en la parte baja. La primera foto de la siguiente galería, está tomada desde dentro de uno de los surcos, que tenía casi la misma altura que nosotros!

Os dejamos la galería de imágenes, pero no le hacen justicia a la magia de este lugar al que estamos segurísimos de que volveremos. Sobre todo porque como hemos dicho antes, nos falta una gran parte por descubrir!

En la última parte del paseo, ya cuando casi íbamos a salir, Conga decidió refrescarse dándose un baño en un charco que estaba junto a una granja de vacas, es decir y para que nos entendamos: se rebozó en un charco de caca de vaca! Jajaja Así que tocó darle una ducha improvisada! ¿Qué obsesión tienen los perros con la caca de vaca? No lo entendemos, pero lo de Conga es amor absoluto! Por mucho que gritemos «NoooOooOooo!!!» en cámara lenta, siempre llegamos tarde y ya está metida hasta las orejas! Nada ni nadie se puede interponer entre Conga y la caca de vaca.

Estamos seguros de que vamos a volver a las Bardenas Reales con nuestra furgoneta, y cuando lo hagamos, sería interesante hacerlo en otra época del año. Nosotros fuimos en Junio y al ser el principio del verano, aún había bastante verde en muchos sitios, pero la temperatura fue bastante agradable, aunque veis que Ceci se cambió de camiseta por el calor, no era un calor exagerado. Es una zona de viento, pero aun así no está recomendada la visita los meses de Julio y Agosto ya que dentro de las Bardenas Reales sube bastante la temperatura con respecto a las poblaciones circundantes. Y tenemos amigos que han ido en Agosto y no han disfrutado tanto!

Las Bardenas Reales cuentan con más de 700 km de caminos, pistas y cañadas, muchas señalizadas, que pueden ser recorridas por los amantes del senderismo y el ciclismo. Aún así, desde la página oficial del parque nos recomiendan «ir acompañados de guías especializados en la primera incursión a este enclave natural. Además de evitar el riesgo de perderse en este desierto, le ayudarán a interpretar este paisaje cuya flora y fauna es más propia del desierto africano que del norte peninsular, llegando a ser paraíso antaño de cocodrilos y tortugas. Hoy día, águilas, buitres, búhos, avutardas, zorros, gatos monteses, ginetas, anfibios y reptiles campan entre matorrales, sisallares, saladares y espartales.»

En esta misma página web podemos consultar esas rutas para hacer a pie o en bicicleta y las hay de diferente dificultad desde 500 metros a 4,6 km a pie, y en bici desde 8,6 km hasta 68 km para los más valientes.

Aunque cuando volvamos a las Bardenas Reales intentaremos llevar bici para hacer algún recorrido más, es un viaje genial para hacer con nuestra furgoneta. También nos cruzamos con varias autocaravanas así que si vuestra casita con ruedas es de la grandes, también podéis entrar en el parque sin ningún problema. Y aunque no está permitido pernoctar dentro del parque como se puede leer en la normativa, tenemos el área de Arguedas justo al lado. Así que es una experiencia que os recomendamos a todos.

Se puede ver la mayor parte del parque en un día, sobre todo si solo queremos ver lo más emblemático, que es el cabezo de Castildetierra, pero tenemos la sensación de que por mucho que se visite siempre nos quedaremos con ganas de volver.

Bardenas-Reales-Furgoneta-Furgoneteo.com

 

2 Respuestas

  1. Rebeca

    De las Bárdenas recuerdo el calor, el polvo y lo impresionantes que son, es increíble una pasada de bonito.
    Es cierto que acabamos con la autocaravana llena de polvo, creo que aún tienen polvo de allí pero fue algo increíble, me gustó muchísimo.
    Por cierto por aquí también tenemos aficionadillos a la caca de vaca, o de lo que se tercie, y si huele aún peor, mejor aún.
    Buen post.

    Responder
    • Furgoneteo

      Gracias Rebeca!!! Que será lo que tienen de especial esas pequeñas y olorosas minas que nos encontramos en nuestras rutas?
      A ver si volvemos pronto… pero esta vez en bicis y os lo conamos todo!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaron nuestras aventuras? ¡Ayúdanos a correr la voz!